Por Iago Roel

¿Qué diferencia puede existir entre dos deportistas que son realmente buenos pero uno tiende a conseguir mejores resultados que otro? Existen diferentes factores que pueden marcar la diferencia en el deporte, hay factores externos como puede ser el ambiente o las condiciones del lugar en donde compites y factores internos como pueden ser la confianza, la autoestima o incluso las propias capacidades que un deportista puede llegar a controlar con más o menos entrenamiento. Podemos centrar más nuestra atención en factores externos o caminar por la senda del control interno y atender a aquellos aspectos que realmente nos pueden ayudar a crecer como deportistas.

Siempre escuchamos frases del tipo “necesita más confianza en sí mismo para poder conseguir cosas” pero muy pocas veces nos preguntamos que hay que hacer para coger más confianza dado que de forma natural pensamos que el tiempo nos la va a proporcionar. Es verdad que el tiempo proporciona experiencia y eso es un punto a favor para adquirir confianza pero muchas veces necesitamos algo más para conseguir mejores resultados.

La realidad es que si un deportista coge las riendas de la situación puede preguntarse que necesita para tener más confianza y mover pieza para conseguirla. Un deportista ha de ser consciente de sus fortalezas y de sus debilidades, el camino para confiar en tus posibilidades es descubrir primero en que cosas puedes fallar, aceptarlo y entrenarlo para no perder la confianza en competición. Por ello, es importante de que cada persona adquiera conciencia de cómo es para enfrentarse a sus puntos de mejora preparando estrategias que le permitan tener confianza y avanzar. Cuanto más control de la situación tengamos más cómodos nos vamos a sentir haciendo las cosas y en consecuencia mejor nos van a salir, pero para ello un deportista debe conocerse y aceptar la realidad para poder controlarla.